13 dic. 2012

2

RED VELVET



Qué bonita queda la Red Velvet, verdad? yo no la hago demasiadas veces porque no me gusta abusar de los colorantes, pero de vez en cuando sí la hago, me parece que es un regalo para la vista y para el paladar.

Las fotos no me convencen, las hice la última vez que la preparé, pero fue pensado y hecho, y tengo pensado cambiarlas, a ver si no tardo demasiado.




Ingredientes
- Para el bizcocho Red Velvet:
    120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
    300 gr de azúcar
    2 huevos a temperatura ambiente 
    2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
    colorante rojo (yo lo uso en gel)
    1 cucharadita de pasta de vainilla (yo uso Nielsen-Massey)
    240 ml de buttermilk (más abajo os explico cómo hacerlo)
    300 gr de harina de repostería
    1 cucharadita de bicarbonato
    1 cucharadita de vinagre blanco
- Para el Frosting:
    300 gr de azúcar glas
    50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
    125 gr de queso crema


  1. Primero empezaremos haciendo la buttermilk si es que no la habéis encontrado o no os queda, yo nunca la compro, se hace en un momento y no tengo que preocuparme por tener en la nevera. Para prepararla pondremos 240 ml de leche y una cucharadita de zumo de limón o de vinagre. Mezcla y deja reposar unos 15 minutos.
  2. Enciende el horno a 180ºC.
  3. Vamos ahora con el bizcocho. Vierte la mantequilla y el azúcar en el vaso del tmx, y mezcla a vel. 3 y 1/2 hasta que quede bien mezclado.
  4. Añade los huevos de uno a uno mientras sigues mezclando a la misma velocidad.
  5. Añade ahora el cacao y el colorante, yo creo que con una cucharada será suficiente, pero esto siempre depende de la marca del colorante. Cuando veas la mezcla rojiza ya será suficiente. Mezcla de nuevo a vel. 3 y 1/2 hasta que quede todo muy bien integrado. Observa ahora el color, es el momento de añadir más colorante si lo crees necesario.
  6. Programa la tmx a vel 3 y 1/2 sin tiempo y añade la mitad del buttermilk, espera unos segundos y añade la mitad de la harina tamizada, después el resto de buttermilk, y acaba con el resto de la harina.Sigue batiendo hasta que esté todo bien mezclado.
  7. Añade ahora el bicarbonato, la vainilla y el vinagre, y mezcla bien de nuevo.
  8. Engrasa el molde elegido y vierte la mezcla. Da unos golpes al molde contra el banco de la cocina para hacer que se rompan las posibles burbujas de aire que hemos podido formar al rellenarlo con la mezcla.
  9. Hornea unos 25 minutos, hasta que veas que el palillo sale limpio.
  10. Deja enfriar sobre una rejilla.
  11. Para el frosting, bate la mantequilla junto con el azúcar hasta que estén bien integrados a vel. 3 y 1/2, añade el queso y bate de nuevo hasta incorporarlo totalmente.
  12. Cuando el bizcocho esté frío ya puedes decorarlo con el frosting.




NOTAS:
- Yo no me preocuparía por comprar el buttermilk, de verdad que yo nunca lo compro, ya habéis visto lo poco que cuesta prepararlo en casa.
- Queda muy bien esta tarta si decoramos por encima del frosting con un poco de migas del bizcocho.
- Guárdala en el frigorífico y sácala un ratito antes de servir.
- Cuando vayáis a hacer una tarta tipo layer (de capas) os aconsejo que hagáis el bizcocho el día anterior y una vez frío lo envolváis en film y lo metáis a la nevera, así al cortarlo en capas, este no se desmigará apenas, yo lo hago así siempre.








Imprimir receta

2 comentarios:

  1. Qué vistoso que es este pastel! Me encanta verlos pero es mi asignatura pendiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo puede ser? pues te animo a hacerlo pero ya, que además no tiene ninguna complicación ni tampoco ingredientes raros, así que ya sabes.
      Un beso.

      Eliminar

Deja aquí tu mensaje